adaptacion-al-cambio

Las cosas no volverán a ser como antes para los líderes - Connson Locke, profesora catedrática en Gerencia

03/04/2021 | Connson Locke

La llegada de la pandemia de la covid-19 ha cambiado de forma irremediable el mundo laboral y quienes ocupan cargos directivos deberán implementar cambios en su forma de liderar equipos que se adapten a los nuevos tiempos y les permitan mantenerse a la vanguardia en un contexto tan incierto y voluble como el actual.

Así lo percibe Connson Locke, catedrática experta en management, psicóloga, escritora y oradora, cuyo trabajo se centra en los cambios en las organizaciones, el género, la cultura, el poder y la influencia. Locke, además, forma parte del profesorado de las Becas Santander Women | W50 Leadership - London School of Economics, diseñadas para equipar a la nueva generación de mujeres líderes con un programa de formación online orientado a mejorar sus habilidades de liderazgo. En este artículo encontrarás todas las observaciones de esta experta acerca de las consecuencias de la covid-19 sobre el liderazgo en las organizaciones, así como sus consejos para que los líderes se adapten con éxito a la nueva realidad con éxito.

«Antes de la covid-19, había una clara línea divisoria entre la vida en casa y la vida en el trabajo. Con la implementación del teletrabajo, estos límites se han desdibujado y eso tiene unas consecuencias significativas para los líderes y las empresas.»

Connson Locke, catedrática experta en management

Según Locke, el trabajo virtual ha llevado a una combinación entre los entornos personales y profesionales que ha dotado de una dimensión más humana a la forma de trabajar, y también a la forma en la que los líderes dirigen a sus trabajadores. Hoy en día, los directivos comparecen vía Zoom en las casas de sus trabajadores, y están más expuestos a los retos cotidianos de los miembros del equipo, que puede que tengan que cuidar a niños o ancianos. Eso conlleva que los líderes deban aprender a empatizar más y a dirigir a sus equipos como seres humanos.

Sin embargo, ya antes de que estallara la crisis de la pandemia, se había comprobado que las personas trabajan de una forma más efectiva cuando se sienten respaldadas en los asuntos personales que atraviesan y deben gestionar. Connson Locke lo tiene claro: «Ahora, los líderes tienen un nuevo deber: aportar una dimensión más humana y prestar atención a la totalidad de la persona».

Y no solo eso, sino que esta crisis también ha puesto de manifiesto la importancia de la salud mental. En este sentido, la catedrática está convencida de que es necesario que los líderes tengan muy en cuenta la salud mental de sus trabajadores, porque aunque tarde o temprano las empresas abran de nuevo sus oficinas, las personas seguirán ansiosas por lo que pueda ocurrir. Después de esta grave pandemia, lo más probable es que sientan preocupación y teman un próximo gran desastre. Por eso, afirma Locke, los líderes deben entender que todo el mundo trabaja con unos niveles mucho más elevados de estrés y de incertidumbre que antes. Para ayudar a sus trabajadores a seguir rindiendo, deberán encontrar formas de ofrecerles el espacio que necesitan y animarlos a bajar el ritmo y a pedir ayuda a los demás si así lo necesitan.

«Mientras superamos la crisis de la covid-19, les corresponderá a los líderes esforzarse en reflexionar sobre las lecciones que la enfermedad nos ha enseñado y canalizar la incertidumbre de una forma proactiva para poder planear y crear estrategias».

Connson Locke

Esta nueva necesidad de anticipación para los cargos directivos de las empresas comportará una planificación creativa y una comunicación más participativa y multidireccional para que los líderes se aseguren de que la información fluye en todos los niveles de la empresa. También exigirá redoblar los esfuerzos para forjar una cultura de empresa que posea la resiliencia y la agilidad necesarias para resistir a posibles catástrofes futuras. Y es aquí donde las dimensiones humanas e interpersonales de los líderes cobran importancia, según la catedrática. Además, plantea que un liderazgo orientado a dar autonomía a los trabajadores es clave para poder afrontar futuras sorpresas y disminuir posibles problemas:

«Si contratas a personas que tienen mucho talento y las apoyas dotándolas del espacio adecuado para asumir responsabilidades y ser autónomas, les estás dando herramientas para que sean más resilientes. Y la resiliencia comporta más agilidad. Cuando se produzca otra situación impactante e inesperada, como una pandemia en la que todo el mundo deba trabajar desde casa, podrás confiar en esas personas, ya que son las personas que saben cómo desempeñar su trabajo, y pueden adaptarse a un gran cambio si es necesario».

Y esta capacidad de adaptación al cambio de la dirección de las empresas es muy necesaria, puesto que las cosas ya no volverán a ser como antes de la covid-19, la catedrática lo tiene muy claro. El mundo ha cambiado irremediablemente, y los estilos de liderazgo deben transformarse para no quedar rezagados en las transformaciones constantes del mundo. Además, la experta añade que no se trata de un factor negativo.

De hecho, esta capacidad de adaptación de toda la empresa es positiva, puesto que las consecuencias que acarreará en el entorno de trabajo mejorarán el rendimiento y la satisfacción de todos los trabajadores, líderes incluidos.

«La separación entre el hogar y el trabajo, entre ser una persona en casa y otra en la oficina, no me parece algo natural o normal. El hecho de que ahora se haya desdibujado la frontera entre lo personal y lo privado ha tenido un efecto humanizante, que nos permite a todos, tanto a directivos como a equipos, aportar un poco más de nosotros mismos al lugar de trabajo. Y estoy convencida de que lo que ahora es una tendencia seguirá definiendo la forma en la que trabajamos».

Connson Locke

Así pues, la capacidad de quien ocupa una posición de liderazgo para adaptarse al cambio determinará la adaptación de los integrantes de los equipos que dirige. Por eso, esta constituye una aptitud clave en cualquier líder. Por suerte, existen programas de formación para equipar a los líderes con mejores dotes de liderazgo que les ayuden a adaptarse a un mundo en constante cambio. Un ejemplo de ello, son las formaciones que impulsa Banco Santander, entre las que se encuentran las Becas Santander Women | W50 Leadership – London School of Economics ideadas para fomentar el liderazgo femenino.

Si eres una mujer con más de 10 años de experiencia profesional y actualmente en puestos de responsabilidad y, como Connson Locke, te has dado cuenta de que la pandemia ha cambiado para siempre el entorno de trabajo, Inscríbete a las Becas Santander Women | W50 Leadership – London School of Economics, desarrolla tus habilidades como líder ¡e impulsa tu carrera!

Connson Locke

Connson Locke, catedrática experta en management