greta-carrete

“Mitigar el riesgo en estos tiempos no es suficiente; hay que liderarlo”. - Dra. Emma Soane

03/05/2021 | Dr. Emma Soane

El concepto de comportamiento organizacional hace referencia al comportamiento de los diferentes miembros de una organización dentro de esta. Identificar el origen y los motivos del comportamiento de las personas en una organización facilita la comunicación y el desempeño efectivo del trabajo dentro de la compañía. 

¿Quieres saber en qué consiste y cómo influye en el funcionamiento de las organizaciones y en la toma de decisiones dentro de estas? En este artículo conocerás las características del comportamiento organizacional y algunas claves para liderar el riesgo dentro de las organizaciones, ámbitos en los que es experta la doctora Emma Soane.

 

Emma Soane es profesora en el Departamento de Management de London School of Economics and Political Science (LSE), una de las mejores universidades del mundo según el ranking Times Higher Education. En esta institución, imparte una formación sobre comportamiento organizacional y liderazgo a estudiantes de posgrado y ejecutivos, y centra su investigación en cómo las diferencias individuales, el trabajo en equipo y los entornos organizacionales influyen en las decisiones, el desempeño y la toma de riesgos.

Contar con su participación en las Becas Santander Women | W50 Leadership - London School of Economics, dirigidas a mujeres con puestos de responsabilidad, con más de 10 años de experiencia, y que aspiran a alcanzar puestos de liderazgo, fue todo un privilegio. Sin duda, su trayectoria la convierte en una eminencia en el ámbito del liderazgo de riesgo.

 

¿Cuál es la mejor manera de lidiar con el riesgo?

Piensa en cómo funcionan las personas dentro de sus organizaciones. ¿Cómo toman decisiones?, ¿qué tipo de información utilizan?, ¿los flujos de información ascienden y descienden de la misma forma? 

Tanto la visibilidad como el movimiento de la información son conceptos clave para que las empresas mejoren en lo que se refiere a la toma de decisiones en todos los niveles de la organización, y deben estar alineados con los objetivos estratégicos de la empresa.

Los riesgos en una empresa son una realidad, ya sea por factores externos o internos, y se caracterizan por ser diversos y estar interconectados. Por tanto, es inevitable que las decisiones que se tomen sobre las funciones estratégicas en materia de recursos humanos o sobre los riesgos de gobernanza tengan consecuencias sobre la reputación o el bienestar financiero de las organizaciones. Por ello, es necesario que las personas que lideran una organización revisen sus fundamentos de una forma transversal y se planteen varias preguntas:

    ¿Cuál es el objetivo de mi empresa?

    ¿Cuáles son los retos del sector?

    ¿Cuál es la mejor manera de lidiar con el riesgo para obtener los mejores resultados?

Una de las posibles respuestas a la última pregunta es “mitigar los riesgos”. Las empresas suelen construir mecanismos de defensa para gestionar el riesgo, con el fin de saber cómo actuar ante posibles amenazas.

 

El liderazgo de riesgo no debe confundirse con la mitigación de riesgos, ni siquiera con la gestión de riesgos. El liderazgo de riesgo trata de ser proactivo a la hora de crear el entorno, las estructuras y los procesos necesarios para que la información fluya con la mayor transparencia posible. El objetivo es que los miembros de una organización entiendan a qué riesgos se enfrentan en cada nivel del negocio y, de esta forma, puedan tomar decisiones bien fundamentadas.

Si las empresas no son transparentes ni están lo suficientemente alineadas a la hora de hacer frente al riesgo, pueden exponerse a muchos peligros. Un ejemplo es el colapso del Barings Bank en 1995

El trader Nick Leeson cerró tratos no autorizados por un valor de 827 millones de libras sin que sus superiores tuvieran visibilidad de las transacciones. Los mecanismos establecidos no fueron suficientes como para poder soportar el impacto que supuso el cierre de esos acuerdos: el riesgo residual era demasiado elevado para que el banco lo pudiera administrar.

El error principal de Barings fue la incapacidad de la empresa para priorizar el intercambio de información en todas las direcciones de la organización: tanto ascendente (desde trabajadores en el terreno hasta los principales responsables de la toma de decisiones) como descendente. En esta última dirección, existía una falta de transparencia en cuanto a los objetivos, la estrategia, los valores y la cultura de la empresa.

Este caso demuestra el papel fundamental que tiene la transparencia de la información para una buena gestión del riesgo.

Tres características del liderazgo de riesgo

Establecer un flujo de información continuo

El primer principio básico del liderazgo de riesgo es la visibilidad y transparencia de la información: asegurar la existencia de procesos y de estructuras que garanticen que la información es visible y que la gente entiende los objetivos en los que se está trabajando. Pero también se trata de ser coherente y garantizar que las personas entiendan cómo se vinculan sus objetivos con la estrategia general de la empresa.

 

Revisar el riesgo de forma transparente 

Para que la toma de decisiones y la relación entre empresa y riesgo sean eficaces, es necesaria una revisión constante de los riesgos existentes para luego poder revaluarlos y ponerlos en el balance.

Los negocios no son estáticos y los escenarios cambian a medida que las amenazas y los desafíos toman formas distintas. De aquí surge el segundo principio del liderazgo de riesgo: revisar el riesgo periódicamente y de forma transparente.

Quien lidera una organización debe priorizar la creación de un entorno en el que la gente pueda hablar sin miedo y sin pensar que se les va a castigar por expresar un punto de vista que, quizá, no coincide con los parámetros habituales. 

 

Cuidar al equipo humano

Un aspecto fundamental en este contexto es el apoyo y la empatía hacia todos los miembros del equipo, que es el tercer principio del liderazgo de riesgo. Todos las personas que toman decisiones clave en empresas deben tener muy presente la importancia de cuidar a todos los trabajadores y de priorizar su bienestar en momentos difíciles.

Las empresas del futuro destacarán por su enfoque en los recursos humanos. Son estas empresas las que no han dejado de hacer grandes esfuerzos para asegurar que su equipo humano se mantenga motivado e implicado en sus proyectos a pesar del contexto actual de la pandemia de la covid-19.

 

El liderazgo femenino en el liderazgo de riesgo: Becas Santander Women | Emerging Leaders - London School of Economics

Habilidades intrapersonales como la empatía y la orientación a las personas, tradicionalmente asociadas a perfiles femeninos, son clave para el liderazgo de riesgo. De hecho, según El País, basándose en el informe elaborado por la Organización Internacional del Trabajo en 2015, el 54 % de las empresas a nivel internacional afirmó haber experimentado “mejoras en materia de creatividad, innovación y apertura” tras incorporar más mujeres en puestos de responsabilidad.

El liderazgo femenino es altamente beneficioso para las empresas. Por ello, la convocatoria de Becas Santander Women | W50 Leadership- London School of Economics ofrece a 50 mujeres la oportunidad de intercambiar  experiencias y de establecer contactos con otras mujeres para mejorar sus competencias de liderazgo. 

Estas becas están impulsadas por Banco Santander, con la colaboración de London School of Economics and Political Science (LSE), una de las instituciones académicas más prestigiosas en el ámbito de los negocios a nivel mundial, y van dirigidas a mujeres con más de 10 años de experiencia profesional en puestos de responsabilidad. Las participantes disfrutarán de una experiencia de aprendizaje, que en esta ocasión será virtual a causa de la crisis sanitaria de la covid-19, en la que se les proporcionarán las herramientas y las habilidades necesarias para  avanzar y alcanzar el éxito en sus puestos de liderazgo.

“Para liderar el riesgo en las organizaciones hay que contar con las herramientas prácticas que permitan comprender mejor al individuo, al grupo y a la organización sobre la toma de riesgos y las estructuras prácticas de gestión de riesgos”.

Dra. Emma Soane

¿Tienes más de 10 años de experiencia profesional y quieres mejorar tus habilidades como líder para alcanzar puestos de alta responsabilidad? Este es tu momento: inscríbete a las Becas Santander Women | W50 Leadership - London School of Economics ¡Aprovecha la oportunidad!

 

Connson Locke

Dra. Emma Soane