greta-carrete

Desmontar los estereotipos de género para apoyar a mujeres fuertes en el lugar de trabajo

21/05/2021 | Connson Locke

Muchas mujeres en entornos profesionales afirman luchar con problemas de asertividad. A menudo, las mujeres huyen del liderazgo decisivo por miedo a la crítica. El problema es especialmente relevante para la catedrática Connson Chou Locke, profesora titular de Management en la London School of Economics and Political Science (LSE). Como parte de sus lecciones sobre el liderazgo, el comportamiento organizativo y la negociación, la Sra. Locke considera que desmontar los estereotipos de género nos beneficia a todos.

En su experiencia, Locke ha notado que algunas mujeres afirman que se las considera "agresivas" o "prepotentes", en lugar de "seguras" o "valientes" al aplicar sus propios criterios en el lugar de trabajo. Mientras tanto, sus homólogos masculinos adoptan de buena gana un comportamiento más confiado y, a menudo, reciben alabanzas por ello. La consecuencia natural es que algunas mujeres eviten un estilo de gestión más asertivo. 

Sin embargo, las mujeres deben reivindicarse para que se las tome en serio en los puestos de liderazgo. Posteriormente, la investigación de Locke se pregunta: ¿qué ocurre aquí y qué podemos hacer al respecto? ¿Cómo podemos desmontar los estereotipos de género y contrarrestar la resistencia a las mujeres fuertes? Y, quizá lo más importante, ¿cómo podemos transformar estas actitudes para ayudar tanto a hombres como mujeres a alcanzar su pleno potencial?

Agencial vs. comunal

Según la Sra. Locke, el principal culpable es el estereotipo de que los hombres han de ser "agenciales" (fuertes, asertivos, decisivos) mientras que las mujeres han de ser "comunales" (cálidas, empáticas, amables). Aprendemos estas convenciones de forma subconsciente a una edad muy temprana: a los niños se les dice que dejen de llorar y sean fuertes, mientas que a las niñas se les dice que jueguen con delicadeza y se ocupen de sus hermanos. 

Se trata de estereotipos obsoletos de cuando la sociedad tenía una visión de género mucho más normativa. Hoy en día, existe un número cada vez mayor de mujeres que asumen roles de liderazgo y de hombres que desempeñan un papel mucho más importante en la vida familiar. Estos cambios sociales significan que debemos ir más allá de esta forma anticuada de ver el mundo, especialmente en contextos profesionales. 

La resistencia a romper estos moldes es algo que experimentan tanto los hombres como las mujeres. Como parte de su investigación, Locke descubrió un estudio que sugería que las mujeres que se promocionan a sí mismas (agenciales) y los hombres más discretos (comunales) eran juzgados negativamente. Sin embargo, la diferencia clave es abordar estos juicios.

Abordar un reto complejo 

Por desgracia, la solución es más fácil para los hombres que desean llegar a puestos de liderazgo: ser más agenciales. Esto es lo que se supone que han de hacer los líderes y se ajusta al estereotipo masculino. Problema resuelto. Sin embargo, para las mujeres la solución no está tan clara. Para ser vistas como líderes competentes, deben ser agenciales, pero eso provoca resistencia. Si, por el contrario, se comportan de forma más comunal, entonces caen mejor, pero no parecen tener rasgos de carácter compatibles con las cualidades de liderazgo.

Este es el motivo por el que los cursos de liderazgo para mujeres, como el programa Becas Santander Women | Emerging Leaders - LSE, son tan importantes: porque ejercer influencia es más complicado para las mujeres que para los hombres. Puesto que ser agencial es un requisito del liderazgo, ¿cómo pueden las mujeres en puestos de liderazgo evitar las reacciones negativas?

La Sra. Locke resume sus ideas en dos partes. En primer lugar, resulta esencial aprender a equilibrar los comportamientos agencial y comunal. Esto podría significar combinarlos al mismo tiempo, por ejemplo, utilizar un lenguaje corporal que transmita tanto confianza como calidez (es decir, mostrarse segura al tiempo que se sonríe). También podría significar elegir el estilo adecuado a cada situación, por ejemplo, equilibrando la toma de decisiones unilateral con la participación del equipo.

En segundo lugar, aprender a ser asertiva de forma no verbal. Por ejemplo, si alguien intenta interrumpir, en lugar de decir: "no he acabado", se podría continuar hablando un poco más alto. Aprender a utilizar canales no verbales (lenguaje corporal, expresiones faciales y cualidades vocales) es una forma eficaz de comunicar y ejercer influencia.

Eliminar los estereotipos de género para lograr un futuro mejor 

Sin duda, para que todos los profesionales puedan alcanzar sus objetivos debemos abandonar los estereotipos de género. El buen liderazgo viene definido por la capacidad para formar equipos y negociar y no por el género de la persona que se ocupa de tales tareas. Este es un principio clave del programa Becas Santander Women | Emerging Leaders - LSE: enseñar a las mujeres buenas aptitudes de liderazgo para que sean más influyentes, persuasivas e impactantes, creando nuevos paradigmas en los estilos de liderazgo.

Porque, en definitiva, debemos ser conscientes de las formas en las que los estereotipos de género impiden a hombres y mujeres alcanzar su verdadero potencial. Los hombres deberían ser aceptados en roles comunales (p. ej., crianza, cuidados), al igual que las mujeres deberían ser aceptadas en roles de liderazgo. De hecho, ser agencial y comunal son cualidades de liderazgo muy útiles, pero no se deben asignar a un género concreto. 

Lo ideal sería que todos los líderes, tanto hombres como mujeres, equilibraran las conductas agenciales y comunales. Después de todo, el poder "blando" es tan importante como las habilidades "duras"; ganarse los corazones y las mentes de los miembros del equipo es clave para lograr un éxito duradero. Imaginemos qué diferente sería el mundo si valorásemos la compasión en nuestros líderes tanto como valoramos la asertividad. 

Queda un largo camino por recorrer, ya que aún estamos lejos de lograr la igualdad de género en el liderazgo. Sin embargo, con programas como Becas Santander Women | Emerging Leaders - LSE las profesionales pueden desarrollar habilidades de negociación gracias a módulos prácticos específicos. Con este curso de siete semanas, las líderes emergentes aprenderán conceptos básicos y estrategias de negociación y tendrán la oportunidad de intercambiar experiencias con otras participantes. 

(En estos momentos la convocatoria de Becas Santander Women | Emerging Leaders - LSE ha terminado, pero te animamos a que consultes el portal de Becas Santander para que encuentres la formación que mejor se adapte a ti y dar un impulso a tu carrera profesional. ¡Aprovecha la oportunidad!)

Connson Locke

Catedrática Connson Chou Locke, profesora titular de Management en la London School of Economics and Political Science (LSE)